Destacado

    Desde el día 13 de octubre, los empleados del Instituto Veracruzano de la Cultura recibieron la Notificación del depósito del Bono del Empleado Estatal por el monto de $3,679.80 con una deducción de $110.39 quedando un importe neto de $3,569.41 pesos pero no recibieron el dinero en sus cuentas, como lo recibieron otros burócratas del Estado, a quienes se les depositó este bono desde la primera quincena del mes de octubre. Dicha acción se constituye en los delitos de Malversación de fondos, robo doloso y malos manejos de los recursos públicos.
    Nuevamente los empleados IVEC sufren la vejación de los “funcionarios” de este instituto, encargados de serviles y manejar con honradez y transparencia el dinero ya devengado de los empleados del Instituto. En esta ocasión ha “desaparecido el dinero del bono”. Esta nueva estafa del grupito de allegados a Enrique Manuel Márquez Almazán, incluye al administrador del IVEC, Alejandro Toledo Utrera; Sergio Cuazozon Albañil, Jefe de oficina de nómina y fiscalización; María del Rocío López Guzmán, jefa del departamento de Recursos Humanos, representa la Falta de ética y transparencia en el trabajo, conducta criminal y asociación delictiva dentro de una institución.
    Es demencial este canino empecinamiento en fastidiar a los empleados que ya han victimizado en dos ocasiones anteriores: El día doce de septiembre del presente año, los burócratas del estado recibieron la notificación del depósito de su quincena, sin embargo pasaron 6 días hasta que recibieron verdaderamente el dinero en sus cuentas de nómina. Posteriormente, el viernes 29 de septiembre encerraron a casi veinte empleados para que firmaran sus renuncias y los despidieron sin pagarles la nómina, ni un finiquito, situación que se dio a conocer en su momento.
    Ante la acostumbrada ausencia de Enrique Manuel Márquez Almazán, no se puede sino especular el destino de ese dinero: ¿Ocupó Márquez Almanza el dinero del bono de los empleados para irse a Japón a una ridícula gira, con 6 piezas de la obra de Diego Rivera (Colección del Estado de Veracruz, que no tiene porqué andar trayendo él, a su antojo) o son sus infames achichincles los ladrones? De cualquier manera, no se puede calificar al director del IVEC, sino como un vacío ambulante de instrucción académica, inteligencia, experiencia y poder. Al verlo, al escuchar lo que ocurre en el Instituto Veracruzano de la Cultura, no me hace sino imaginarlo colgando con hilos del alto techo desvencijado del IVEC, o con un puño metido en su vano cuerpo, como un títere-guante… el mayor de los peleles que hemos tenido el desagrado de ver pasar como director de este Institución cultural. Se dice de él que hasta le falsifican la firma. Y que no alcanza a comprender lo que ocurre dentro de la institución cultural que “dirige”.
    El proceder de los “funcionarios” del IVEC viene a contradecir el discurso sobre la transparencia de los recursos públicos en el estado de Veracruz del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.
    El capricho y la soberbia de esta jauría delincuencial, la inutilidad de Enrique Manuel Márquez Almazán como “director” del IVEC le costarán muy caro al gobernador en las aspiraciones a la gubernatura de su hijo en el ya cercano 2018.

    Facebooktwitter

    Una Respuesta

    1. Irene Sepúlveda Galindo

      Honorable autor:
      Le saludo muy cordialmente y así también me permito escribirle para solicitar muy atentamente no se aminore la importancia de las acciones de este personaje en contra de los Derechos Culturales de los ciudadanos de Coatepec y del patrimonio histórico de la Nación.
      Soy (o era según Márquez Almazán), Directora de un recinto cultural estatal, la Casa de Cultura de Coatepec, hasta el pasado mes de julio que me negué a participar en actos de corrupción serios y por tal motivo fui objeto de toda una serie de vejaciones por parte del Director del Instituto Veracruzano de la Cultura, Enrique Márquez Almazán, Sobrino del Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.
      Interpuse amparo y este me fue negado, así también estoy a la espera de la investigación por la Fiscalía Especializada en Actos de Corrupción y Delitos cometidos por Servidores Públicos, y por último una demanda laboral.
      Tengo pruebas de todo lo que denuncio y demando, espero que se haga justicia y no se violen los Derechos Culturales de toda una comunidad y así también me sean garantizados mis derechos Constitucionales ante el voraz atropello de este señor y su equipo de trabajo que se presta a todo tipo de acciones violatorias.
      Lo entero de lo anterior y anexo un par de notas periodísticas con el fin de que se entere de la situación que me ocupa y se sume a las consecuencias de esta desatinada elección de posicionar a un “virtuoso violinista” para fungir (o fingir) como el procurador de Cultura del Estado de Veracruz a través del Instituto Veracruzano de la Cultura.
      No omito mencionar que me reservo los detalles de lo que aquí informo con el fin de no interferir en las investigaciones judiciales que se están llevando a cabo y que saldrán a la luz pública toda vez que sea pertinente.

      Sin más, quedo atenta a sus comentarios.

      Saludos cordiales,

      Irene Sepúlveda Galindo.

      https://www.diariodexalapa.com.mx/veracruz/cerraran-casa-de-la-cultura-de-coatepec-la-convertiran-en-oficinas

      https://www.alcalorpolitico.com/informacion/quitan-a-directora-de-casa-de-cultura-de-coatepec-protesto-contra-cierre-del-recinto-240114.html

      Responder

    Hacer Comentario

    Or

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.