Destacado

    Brenda Caballero

    Números Rojos

    “Quiero dedicar esta tesis a las personas que amo y las mujeres, principalmente a las que viven o han vivido violencia, porque siempre se puede salir adelante”. Esto escribió Margarita en su trabajo recepcional sobre adolescencia, noviazgo y violencia de género, miradas desde el espacio escolar en Teocelo, Veracruz. El trabajo de 153 páginas con definiciones, metodologías y entrevistas a jóvenes fue presentado por ella apenas en diciembre del año pasado para poder obtener el grado de maestra en ciencias sociales.

    Hoy, Margarita está muerta, ya no podrá apoyar a las mujeres como hubiese querido. El martes pasado, fue asesinada de dos balazos al resistirse al robo de la tienda de sus padres. ¿Cuánto podría robar el ladrón? ¿Dos mil pesos? ¿Tres mil? ¿Mercancía en especie?

    Mañana, tarde y noche escuchamos levantones, asesinatos, robos, feminicidios, ejecuciones o secuestros de algún conocido. Hombres, mujeres, niños o adultos mayores… ya no hay diferencia para los delincuentes.  Hasta enfrentamientos entre bandas se dan a cualquier hora del día… ya no importan los transeúntes.

    Veracruz está inmerso en una espiral interminable de violencia. Pero no solamente es nuestro estado, el país entero sufre los estragos de la inseguridad. Ya vimos en la Ciudad de México el caso de Norberto, secuestrado y asesinado a pesar de que pagaron el rescate. Su caso ha sido un parteaguas y ha puesto en jaque al gobierno de Claudia Sheinbaum, al grado de que el presidente López Obrador tuvo que ir a darle su espaldarazo y decirle “¡No estás sola!” 

    De acuerdo a la percepción ciudadana, todo indica que la corrupción ha pasado a segundo término en los mayores problemas del país. Ahora, nos preocupa más nuestra vida y la de nuestros seres queridos que si hay funcionarios corruptos que roben a manos llenas, pues con el tiempo hemos visto que a pesar de las denuncias, simplemente no pasa nada.

    La seguridad es otra cosa… que maten a  un conocido ¡está canijo! ¿A un familiar? ¡Ni pensarlo!

    Si hay una estrategia de seguridad, en Veracruz parece que aún no da resultados, y si no ha dado resultados ¡es hora de meter a un emergente como refuerzo! ¿no lo cree? Se necesitan acciones que frenen la violencia y la inseguridad, pues las cifras de incidencia delictiva son alarmantes y van en aumento. Ya lo mencionaba la Asociación Alto al Secuestro: en mayo, el alza fue de 23.9% de secuestros a nivel nacional, siendo Xalapa la ciudad con mayor índice de secuestros en el país al registrar 21 casos, seguida de Coatzacoalcos con 19, 15 secuestros de Orizaba y Martínez de la Torre empatada con Fortín de las Flores con 13 casos cada municipio.

    La ciudadanía también necesita que el presidente nos diga que no estamos solos, pero con acciones y resultados, no como a sus gobernantes: ¡echándoles porra!

     

    caballero_brenda@hotmail.com

    @NumerosRojos_BC

    Hacer Comentario

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.