Destacado

    Salvador Muñoz

    Los Políticos

    A menos de una semana para que el PRI elija con base en su base, valga la redundancia, a su dirigente estatal, los ánimos se están caldeando y no sólo por las impugnaciones hechas por Damara Gómez Morales o por la petición al CEN del PRI para cambiar al secretario de Organización, Julio Cerecedo Aguilar, y al secretario de Acción Electoral, Zeferino Tejeda Uscanga… el asunto va más allá, cuando este martes, uno de los candidatos a ocupar el edificio de Ruiz Cortines con Francisco Moreno, en Xalapa, protagonizó un escándalo que no sólo dejó “de seis” a quienes dirigió los embates, sino a los comensales, de no ser por la intervención de una dama que lo conminó a retirarse, fue que se calmaron los ánimos.

    El asunto empieza con una reunión a la que convocó este martes la secretaría de Organización con cada uno de los representantes de los candidatos a la dirigencia estatal, cerca de las 13 horas. El problema fue que al lugar asistió Adolfo Ramírez Arana, quien tuvo una acalorada discusión con los presentes y se tuvo que postergar la reunión en cuanto desalojara el lugar el vecino de Paso de Ovejas.

    Mientras, por otro lado, en el restaurante de Asadero 100 de la avenida Avila Camacho, en un ambiente de cordialidad, se reunía el resto de los candidatos con sus respectivas fórmulas, es decir, allí estaban Carlos Aceves y Marilda Rodríguez así como Marlon Ramírez Marín y Arianna Angeles; además de los candidatos a Secretarios Generales, Silvia Domínguez y Eligio Morales. La ausencia de sus candidatos a Dirigentes, como ya se dijo, porque Adolfo estaba en el edificio del PRI y Damara Gómez, en gira en otro punto del estado. El motivo de la reunión, se supone, era para escuchar a sus representantes ante el secretariado de Organización pues al final, les iban a decir lo mismo.

    Adolfo Ramírez Arana salió del edificio del PRI y se supone que llamó a Silvia Domínguez para preguntarle su ubicación y fue que entonces que acudió al restaurante citado. Al llegar, cuando vio a los comensales, se dirigió a Marlon Ramírez y le reclamó por “el padrón a modo” para esta elección pero que ni con eso lograría ganarle. El porteño no respondió, guardó silencio.

    Al no obtener una respuesta, Adolfo Ramírez arremetió diciéndole a Marlon que de seguro estaba muy contento porque era su primera campaña cuando él (el de Paso de Ovejas) tenía varias y las había ganado todas.

    Sin embargo, Marlon se mantenía ecuánime.

    Entonces Ramírez Arana embistió diciendo que la regiduría que había logrado Marlon era la que menos votos había obtenido el PRI. Ramírez Marín ya no se aguantó, pero sin exaltarse, le respondió al ex dirigente del entonces FJR que si él había sido diputado y alcalde, era por contar con el apoyo de gobernadores (refiriendo a Javier Duarte y Fidel Herrera), pero estaba claro que sin el apoyo de ellos, era diferente, y remató preguntando: ¿Cómo te fue en el distrito de Huatusco?

    Los ánimos empezaron a llamar la atención de los comensales y fue entonces que la prudencia cupo en Silvia Domínguez, quien le pidió a Adolfo Ramírez Arana retirarse del lugar porque se estaba haciendo ya un escándalo y así fue, se retiró el candidato.

    Por su parte, este miércoles, Lilian Zepahua, dirigente del PRI estatal, dijo que el único padrón válido que se utilizará en la jornada electoral es el que la Secretaría de Organización del CEN certificó y entregó a la Comisión Estatal de Procesos Internos y ésta a su vez a las cuatro fórmulas participantes.

    Por otro lado, junto a Lilian Zepahua, el delegado nacional Hugo Contreras Zepeda precisaba que el interés del CEN es hacer los procesos de renovación como lo determine su militancia, “en el caso de Veracruz, el Consejo Político Estatal determinó que la renovación de la dirigencia fuera a través del método de consulta a la base militante y ese es el instrumento”, y enfatizó que podrán votar las personas afiliadas hasta el 13 de marzo, porque ese es el padrón que se entregó a las fórmulas por parte de la Comisión de Procesos Internos, que a su vez lo recibió de la Secretaría de Organización del CEN.

    La elección del PRI está a la vuelta de la esquina. Hay jaloneos, rebatingas, dimes y diretes, señalamientos y acusaciones, pero, pues se entiende, al final, qué sería el PRI sin ello, ¡exacto! No sería el PRI.

     

    smcainito@gmail.com

     

    Hacer Comentario

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.