Destacado

    Soy Doctora en Historia y trabajo orgullosamente para el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) desde hace 26 años. Durante ese tiempo, he realizado múltiples labores de investigación sobre la historia de Veracruz, que me han permitido concretar diversos proyectos y publicaciones. He recibido reconocimientos por mi trayectoria y recientemente fui promovida a Investigadora Titular C en el INAH.

    En 2008 acudí con quien en ese entonces era mi esposo Antonio Selem Hurtado de Mendoza (ASHM) a Houston, pues a mi hijo de un matrimonio anterior, Antonio Casazza Gil, le encontraron un tumor en las cervicales. En un hospital de esa ciudad quedó cuadripléjico por una mala práctica médica. Además, fue sometido a un año de quimioterapias y radiaciones. Dada la gravedad y lo doloroso de la situación, tanto mi familia como el padre y los abuelos paternos de mi hijo Antonio, estuvieron siempre acompañándonos. Todos estábamos profundamente devastados.

    En 2009, un abogado de los más reconocidos en negligencias médicas en Estados Unidos nos informó que de acuerdo a las leyes en Texas, la responsabilidad de un hospital era limitada, en comparación con otros estados de la Unión Americana. Eso no gustó a ASHM, quien señaló que seguro el abogado estaba en contubernio con el hospital. De hecho, cuando se aparecía en éste generaba un ambiente hostil pues se peleaba con doctores y enfermeras, lo que incluso provocó que un doctor obtuviera una orden de restricción dado su agresivo comportamiento.

    ASHM ambicionaba tener una casa de lujo en Houston además de un avión privado. Yo anhelaba que mi hijo saliera del hospital y que fuera a una clínica de rehabilitación donde le empezaran a hacer terapia y pudieran quitarle la traqueotomía. ASHM decía que no lo íbamos a sacar, porque estando dentro era más fácil presionar al hospital para que diera más dinero; en otras palabras, quería tener a mi hijo Antonio como rehén de una negociación con el hospital.

    En mayo de 2009, el hospital de Houston nos mandó a un centro de rehabilitación en Baltimore donde Antonio avanzó mucho, pues entre otros logros le quitaron la respiración artificial. Los abogados también lograron que se cubrieran los gastos de la atención médica en Baltimore y en Houston. Además, pagaron una primera cantidad a Antonio. Gracias a Dios, ha sido tal su avance, que hoy está por concluir su carrera profesional.

    En mayo de 2010, los abogados de mi hijo Antonio demandaron y lograron que una conocida institución americana a la que pertenecía el doctor que cometió la negligencia, le pagara otra cantidad más. ASHM no quería que aceptara, seguía con la obsesión de hacer un escándalo mediático para obtener más. De hecho, le llegó a preguntar a los abogados si el dinero que se obtuviera podría invertirse en tierras en México. Ellos le dijeron por supuesto que no.

    El juicio no se celebró porque preferí llegar a un acuerdo del que se obtuvieron los medios económicos que han asegurado el futuro de mi hijo. Cuando ASHM se enteró que yo había firmado para salvaguardar los intereses de aquél, se enfureció como nunca lo había visto y me dijo que me iba a arrepentir toda la vida. De hecho, empezó a bombardear al centro médico de Houston con emails con el fin de perjudicarme, al revelar el acuerdo de confidencialidad que había firmado. Pero como los abogados y los jueces en Estados Unidos ya conocían el comportamiento psicópata de ASHM, le exigieron que parara y un Juez le pidió entregar sus computadoras. Él desacató la orden y huyó a México con las mismas.

    Fue cuando conocí el verdadero rostro del monstruo con quien me había casado. Aunque él pasaba largas temporadas alejado, cuando estaba conmigo abusaba emocional y psicológicamente de mí. En ese momento no tuve la fuerza para divorciarme. Me dediqué a mis hijos, a darles todo mi amor, e intenté fortalecerme para ser un buen ejemplo para ellos. María, mi hija y cuyo padre es ASHM, hizo que mi amor por ella fuera más fuerte que el dolor que podía sentir por los acontecimientos vividos, su alegría y viveza fueron la luz que me sacaron adelante. Lo mismo fue ver los avances de mi hijo Antonio en materia de rehabilitación, su fuerza, su optimismo, su voluntad para salir adelante y su disfrute por el estudio. Mientras tanto y como siempre lo he hecho, me avoqué a mis investigaciones históricas para el INAH. Tanto en México como en Estados Unidos pude consultar archivos, hemerotecas y fototecas que aparecen citados en mis publicaciones. Mi trabajo como investigadora en relación a la historia de Veracruz, ha sido mi pasión, lo cual me ha generado grandes satisfacciones y ha sido mi mejor terapia. De hecho, muchos de mis trabajos, se inspiraron en aquellos momentos de profundo dolor.

    El 26/12/16 le pedí a ASHM que nos divorciáramos en santa paz. Ante la petición, empezó a agredirme verbalmente. Para que mis hijos no presenciaran la escena, me salí de la casa. Mis hijos se quedaron con la nana y el cuidador de mi hijo. ASHM empezó a perseguirme, a insultarme y amenazarme en la calle. Me dijo que me mataría a mí, a mi papá, a mi hermana y a mis sobrinos. Alguien que lo oyó y vio su comportamiento llamó a la policía, huyó y yo estaba llorando sentada en el piso cuando la policía llegó. Por esa misma fecha, ASHM se apoderó de mis pasaportes y visas, así como las de Antonio mi hijo. Días antes, había intentado robar el pasaporte de María pero lo descubrí. Reportes de Policía 1639582-16 y 932914-17.

    El 30/12/16 llegó una orden de restricción de una Juez de Houston junto con la demanda de divorcio, él no quiso salirse de la casa. Cerró la puerta con llave y nos dejó afuera en la noche con frío a mi hijo en su silla de ruedas, a mi hija María que en ese entonces tenía 9 años y a mí. Todo eso consta en el reporte IA45E de la policía de Houston que llegó a la casa y lo conminó a salirse y a que dejara a los niños dentro de la casa. Él se negó rotundamente. Me fui con mis hijos a un hotel. Él se quedó en posesión de la casa familiar. El 4/1/17 mis hijos y yo dejamos el hotel y nos pasamos a vivir a otro domicilio.

    A fines de mayo de 2017 ASHM fue detenido arribando al aeropuerto de Veracruz e ingresó al denominado penalito acusado de fraude. En el verano ordenó a través de un “amigo” vandalizar la casa que había sido nuestro hogar y que estaba en venta (hay fotos y un reporte de policía). A ese entonces la juez había autorizado a mis hijos y a mí el ingreso a la misma. Cuando me percaté del desorden que imperaba, llamé a la policía de Houston, la cual se comunicó telefónicamente con ASHM y éste aceptó que había autorizado el ingreso de su “amigo”. Este último, seguramente por petición de ASHM, ocupó la casa por tres semanas y sustrajo mobiliario de la misma con el fin de boicotear la venta de la propiedad. A mí me urgía su venta pues la hipoteca se pagaba con dinero de Antonio mi hijo. Ante estos hechos vandálicos maquinados por ASHM y las amenazas e intimidaciones que profirió a los miembros de la inmobiliaria y al comprador, la Juez determinó que ASHM quedaba fuera de la operación de venta de la casa.

    Durante el proceso de divorcio no paró de amenazarme con que iba a dedicar cada día de su vida a destruirme. En la Corte de Houston le faltó el respeto a la Juez y no paró de insultar a mis abogadas. Pese a eso, nunca impedí que hablara con María.

    El 21/8/17 la Juez decretó el divorcio en Houston. Ordenó régimen de convivencia bajo el cual se prohibieron a ASHM realizar una serie de conductas y se le ordenó pagar una cantidad mensual por manutención de nuestra hija María. Hasta la fecha nunca lo ha cumplido.

    Durante el tiempo que ASHM no acudió a Houston por los problemas que enfrentó con la justicia mexicana, hablaba por teléfono con María y ella le respondía. Pero tristemente, siempre que colgaba el teléfono, lloraba porque decía que su papá le hablaba mal de mí.

    El 24/1/18, ASHM intentó reabrir el caso sin lograrlo. Dos días más tarde, me estuvo mandando emails diciendo que si no quitaba la demanda de divorcio en Houston (cuestión legal que ya estaba concluida) y no le daba dinero, me iba a destruir legalmente. Estaba más obsesionado con eso, que en ver a María.

    El 19/2/18, cuando estaba atendiendo compromisos laborales en el INAH Veracruz y María estaba en Houston con su nana y su hermano, ASHM llamó por teléfono a María y le reclamó que por qué no le contestaba el teléfono. Ella le dijo que estaba jugando con una amiga. Él se enojó y me culpó diciendo que la ponía en su contra. Mi hija le pidió que no le hablara mal de su mamá. Entonces él le preguntó por mí. María le dijo que estaba en México. Él se puso enojadísimo.

    Al día siguiente, ASHM llamó a la policía de Houston diciendo que en mi casa supuestamente había un niño en peligro. La policía llegó y mi hijo me avisó asustado. Hablé con uno de los oficiales y le pedí que comprobaran que mis hijos estaban bien y les informé que me encontraba en México atendiendo responsabilidades laborales porque ASHM no paga pensión alimenticia.

    El 21/2/18, ASHM me amenazó otra vez por emails y llamó de nuevo a la policía para que fueran a mi casa en Houston. Los oficiales empezaron a hacerle preguntas a María, a Antonio y a la nana. La policía se dio cuenta de que todo estaba bien.

    Tres días más tarde, se presentó en mi domicilio personal de Children Protection Service (CPS), el cual entrevistó a María, a Antonio y a la nana. Pude hablar con la señorita que llevaba el caso y le expliqué lo que mi exmarido había estado haciendo para sembrar pánico en mi hogar y que también comprobara que mis hijos estaban bien.

    El 25/2/18 ASHM llamó a María por teléfono y le pidió que le pasara a la nana porque la quería saludar. Él empezó a amenazar a esta última y le dijo que iba a llamar a Migración y que yo no iba a poder regresar a Houston porque me iba a meter a la cárcel. El teléfono estaba en altavoz y María escuchó todo. La nana y María comenzaron a llorar. María dijo que su papá era un mentiroso, que él solo le había dicho que quería saludar a la nana y que en vez de eso la había amenazado.

    Al día siguiente, tomé el primer vuelo a Houston. Recogí a María en la escuela, estaba en la enfermería. La abracé fuerte y la llevé a comer. Ella me dijo: “Mamá siento que mi papá te quiere destruir”. Yo le dije: “vamos a salir adelante nena porque el amor todo lo puede”. Desde ese día María no quiso volver a usar el teléfono que le dio su papá. A su vez, CPS desechó el caso semanas después, al comprobar que todo lo dicho por ASHM eran calumnias en mi contra.

    Yo puse cargos en contra de ASHM en the Distric Attorney Victim Service, lográndose una ORDEN DE ARRESTO en su contra. Court number: 003/Cause number: 2202046/ Antonio Selem/Harassment.

    En mayo de 2018, el día de la graduación de María de cuarto grado en Houston, ASHM mandó emails a todos los padres de la escuela y a sus maestras profiriendo bajezas de mí y de mi familia (tengo los emails). Después le envió flores a María a la casa y ella dijo que no las quería.

    En el mes de julio de 2018 y estando en Veracruz con María, ASHM, mediante un montaje fabricado, puso una denuncia en la Fiscalía General de la República (FGR) para intentar inhabilitarme laboralmente y llevarme a la cárcel mediante invenciones y calumnias. Intentó desprestigiarme en medios de comunicación y organizó una manifestación afuera de las oficinas del INAH y una conferencia de prensa en la Parroquia para hablar de la denuncia en mi contra como supuesta aviadora. El abogado de quien presentó la denuncia ante la FGR y que cobardemente no tuvo valor de siquiera señalar un domicilio, César Vignola, es hijo de un muy amigo de ASHM.

    En el mes de noviembre ASHM demandó la custodia de María en Houston, lo cual fue rechazado por la autoridad judicial. Así las cosas, me demandó la custodia en Veracruz. En la audiencia, María dijo que se sentía más segura viendo a su papá en el CECOFAM. La Juez ordenó visitas en dicho centro de convivencia los días sábados a las 10:00 de la mañana.

    El sábado 22/12/18, María no se presentó a CECOFAM dado que estaba devolviendo. La llevé al hospital de La Beneficencia Española donde pasó la noche en observación. Semanas después, ASHM le llamó por teléfono y además le mandó un email al Director del hospital para insultarlo, amenazarlo y prohibirle atendiera a su hija.

    En la primera semana de marzo de 2019, ASHM se presentó en las oficinas del INAH, pidió hablar con el Delegado para desprestigiarme y decirle que era una aviadora, además de haberlo amedrentado. Asimismo, ASHM se presentó en el Juzgado 10º para hostigar a la Juez y ésta llamó a la policía para que lo sacaran de su juzgado. Esto consta en un cuadernillo del Juzgado.

    El 16/3/19 cuando se llevaba a cabo una visita en el CECOFAM, ASHM empezó a hablar mal de mí con María. La psicóloga del centro lo reprendió y él se puso a gritar pidiendo hablar con la Coordinadora. María se puso a llorar y pidió que se cancelara la convivencia. Dado el comportamiento violento de su padre, quien violó las reglas del CECOFAM, mi hija María prefirió no seguir con las convivencias. Oficio: CCF/096/2016 firmado el 26/3/19 por la Coordinadora del CECOFAM.

    El 21/3/19 ASHM le escribió a mi hija María vía Instagram lo siguiente: vamos al registro civil y solicitas te cambien el apellido. Eso es posible! Así no tienes que esconderlo!(…) Me desilusiona y defrauda que estés influenciada por quienes buscan separarnos y te quites el apellido. Deberías estar más que orgullosa de tenerlo y al que le debes todo lo que eres. Pero si a ti te estorba, no le pongas S, simplemente quítatelo y se acabó.

    Al día siguiente, María no pudo terminar un examen puesto que se soltó a llorar desconsolada en la escuela. La maestra se comunicó conmigo para preguntarme si sucedía algo y le mandé los mensajes escritos por su padre el día anterior que, sin lugar a duda, la dejaron emocionalmente devastada. Lastimar así a su hija demuestra su crueldad y la despiadada conducta con la que se conduce.

    El 24/4/19, alrededor de las 13:00 horas, se tiraron fuera de mi casa unas tarjetas con mi nombre y al lado una cruz. En las cámaras de seguridad de un vecino apareció ASHM en un taxi arrojándolas.

    El 1/5/19, apareció la cabeza de un cerdo cercenada al interior del garaje de mi casa con fotos mías, de mis hermanas y sobrinas. Hablé a la policía. Las cámaras de seguridad muestran la cara del sujeto que las arrojó.

    El 6/5/19, me presenté a denunciar los hechos narrados en la Fiscalía Especializada y se abrió la carpeta de investigación 1271/2019. Desde ese momento se pidieron órdenes de protección que han sido retiradas, a pesar de los actos de violencia que más adelante se identifican.

    Las veces que ASHM se ha presentado a la escuela de María, éste nunca ha pedido verla. Sólo le ha dejado regalos con la Directora de primaria, los cuales han sido rechazados por María. De hecho, el 11 de septiembre de 2019, ASHM se presentó ahí sin previa cita. Intentando hacer su voluntad y sin seguir el reglamento de la escuela, buscó intimidar a la Directora y a la Subdirectora filmándolas y tomándoles fotos. Recientemente ha seguido hostigando vía emails a la Subdirectora.

    El 22/10/19, se llevó a cabo una audiencia en el Juzgado 10º Familiar y supe que ASHM había denunciado a la Juez. Al momento de estarse dictando el acuerdo en donde la Juez se excusaba para seguir conociendo del juicio, ASHM comenzó a agredirme de nueva cuenta, primero con insultos y después amenazándome de causarme un mal, así como a los abogados que me acompañaban. Le dijo a uno de ellos “te voy a madrear” e inmediatamente después me dijo “y a tí también”. Ningún servidor público del juzgado o personal de seguridad intervino, demostrándose así que incluso en instalaciones del Poder Judicial del Estado de Veracruz las agresiones en mi contra son realizadas sin que alguien pueda ponerle un alto a este sujeto.

    De hecho, la impunidad de la que goza ha llegado al grado de que el Congreso del Estado, a través de la diputada Ana Miriam Ferráez, le abrió sus puertas para que en un simposio fuera a presentarse como una víctima que no puede ver a su hija y a invitar a la defensa de padres que pasan por la misma situación. Más allá de ese cinismo inaudito, lo que más sorprende es el solapamiento a este sujeto por parte de alguno o algunos legisladores de mi Estado. Se pide públicamente una investigación por parte del Presidente de la Mesa Directiva del Congreso, diputado José Manuel Pozos Castro.

    Cabe mencionar que a lo largo de estos últimos años, ASHM no ha parado de hostigarnos a través de emails agrediéndonos, insultándonos y amenazándonos. A continuación, algunos ejemplos:

    a) 14/7/18: “Su primera foto después de paralizado. Haré un álbum y lo circularé” (Refiriéndose a mi hijo Antonio cuando estuvo en el hospital).

    b) 19/9/18: “Se documenta tu ausencia para que sigas acumulando puntos en la línea aérea del INAH. Ya ves que dicen que no eres aviadora… pero todas las autoridades que investigan el asunto piensan lo contrario. El tiempo determinará si eres o no aviadora después de 15 años de ausencia y una increíble capacidad de omnipresencia”.

    c) 22/9/18: “La crueldad que aplicas a nuestra hija al pretender alejarnos, es algo por lo que siempre tendrás que rendir cuentas”.

    d) 17/4/19: “Primero me muero antes de dejar sola a mi hija y desprotegida ante una pandilla de subnormales que no razonan”.

    e) 19/4/19: “Hoy iré a firmar mi asistencia muy bien acompañado. Y tu dejarás una huella de tu negativa a llevar a María sin razón alguna salvo el estúpido consejo de la levis de tu abogada. Te irá peor con esa actitud alienante, manipuladora construida con falsedades y revanchismo, frustración familiar por la pérdida económica y la mala entraña de ser malas personas, mal nacidas y mal agradecidas. Perdono no olvido”.

    f) 19/4/19: “Ya deja lo ingrata… eres una ingrata estúpida porque sólo un estúpido se atreve a causar daño teniendo una cola tan larga. Solamente una persona estúpida puede pensar que a TODA ACCIÓN, NO CORRESPONDE UNA REACCIÓN. Has construido una cárcel de mentiras y te morirás con ellas (…) Parece que prefieres la guerra. Las guerras pueden durar muchos años o terminarlas como la 2ª. Guerra Mundial “de un bombazo” y un bombazo me refiero a terminar de una vez y para siempre con la reputación de gente “bien” de toda tu familia porque tengo los elementos que los exhiben”.

    g) 20/4/19: “Obsérvate bien: ególatra narcisa, pretendes ser artista, crees que luces impecable, ¿te gustas? Eres carne vieja de mala calidad, llena de problemas que arrastra un hijo cuadripléjico y una fama pública desprestigiada. A ver quien quiere meter las manos por ti. No puedes ofrecer ser pareja porque no lo eres. No puedes ofrecer ni siquiera buen sexo.

    Tu destino es la nada y el de tu familia es peor. Son una manada de cómplices inútiles que pronto quedaran uno en la cárcel, la otra sin trabajo, y el mayor de todos muy próximo al retiro natural que a todos la vida nos lleva. Una familia de mediocres.”

    h) 3/4/19: “Por eso es lo que eres: UNA VULGAR INGRATA… No alcanzas el honor de una perra, probablemente te equiparas a una felina doméstica, animales que se distinguen por ladinos.”

    i) 22/4/19: “Tenemos surtido y para repartir. Sigue acumulando estampas. Mitómana, defraudadora, abuso de autoridad, peculado, difamación, malas prácticas legales y simulación… tenemos surtido rico para la levis y la juez! Azúcar! Creyeron que es un jueguito? Vamos a ver!”

    j) 23/4/19: “Adriana, lo siento: eres una verdadera porquería humana, los hechos te avalan.”

    POR QUÉ SE AFIRMA QUE LOS SERVIDORES PÚBLICOS NO HAN ACTUADO CONFORME A DERECHO.

    Voy a comenzar con aquellos de la Fiscalía General de la República (FGR) que trabajan en las oficinas de la Delegación en el Estado que se ubican en JB Lobos. El MP Rogelio Villalobos nunca se preocupó por cerciorarse de la identidad y ubicación del denunciante pero sí, con una celeridad que seguramente no observa en otros expedientes en los que trabaja, se puso a realizar múltiples diligencias para intentar acreditar lo imposible, es decir, que supuestamente me pagan por no trabajar. Para lograr sus aviesos intereses, me obstaculizó el acceso al expediente para tener una adecuada defensa y se negó a recibir mis datos de prueba que avalan el trabajo desarrollado. No dudó en practicar diligencias en las que a leguas se aprecia la mala fe tanto de éste como de los policías de los que se sirvió. Existió una enorme presión contra el INAH para lograr descalificarme, lo cual no pudieron porque tanto mis jefes han coincidido en establecer la forma en que he venido colaborando a través de todos estos años a favor del Instituto. También, en contestación a las peticiones del MP, se elaboraron por parte del INAH diversas comunicaciones dirigidas a la FGR en donde se comprueban las múltiples actividades que he desarrollado.

    La siguiente MP (Lic. Andrea Jahel González), después de muchos meses de tener a su cargo la investigación, no ha querido cumplir con su deber y determinar un no ejercicio de la acción penal al haberse acreditado suficientemente las mentiras que se dijeron en mi contra, además de que también se negó alegando supuestos problemas de espacio a recibir todos los datos de prueba que quería exhibir a través de mis abogados. El Jefe de esta última, Sixto Herrera, lo único que ha atinado a decir es que no están obligados a verificar la identidad del denunciante por tratarse de una denuncia supuestamente anónima, lo cual va en contra de diversas disposiciones, sin olvidar que no estamos en presencia de un delito cometido por delincuencia organizada que amerite el manto protector que la FGR, a través de todos estos servidores públicos, han extendido a favor de ASHM.

    Es increíble que en un asunto en donde sobran las evidencias que demuestran mi lícito actuar, dichos servidores públicos insistan en tener abierta la investigación para perjudicarme. Por esa ayuda abierta que le brindan a ASHM y que será denunciada en su oportunidad ante la FGR en la Ciudad de México para que se les finquen las responsabilidades correspondientes, los hago responsables por omisión de lo que le pueda pasar a mi hija, a mí, a mi familia y a los abogados que me asesoran. Ya basta de quedarse callada ante tamañas arbitrariedades por parte de personas que supuestamente están para servir a la sociedad y para evitar que se cometan bajezas como las que he sufrido.

    Desde hace meses, la Fiscalía General del Estado de Veracruz, que tiene a su cargo la investigación de la denuncia que formulé en contra de ASHM y que ahora la he ampliado por lo ocurrido en el juzgado de lo familiar y porque desde hace dos años no suministra la cantidad que mensualmente estaba obligado a favor de María, no ha impedido que continúen las agresiones en nuestra contra, mucho menos ha decidido judicializar la carpeta para que a ASHM se le vincule a proceso y a pesar de que, entre otras muchas cosas, quedó demostrado que es el autor de los emails en los que me ha amenazado e injuriado y que irresponsablemente ha abandonado la manutención de su hija.

    Lo ocurrido en el juzgado de lo familiar es otra prueba del solapamiento que las diversas autoridades han hecho a favor de ASHM. Cuando ocurrieron las agresiones en el recinto judicial, el secretario escribiente que estaba redactando el acuerdo de la excusa por parte de la Juez, escuchó perfectamente todas las palabras que profirió ASHM y no hizo algo al respecto, la Juez siguió en su privado, sin ningún miembro de seguridad presente.

    Peor aún, seguramente por las presiones de ASHM, la Juez ordenó que María no pudiera salir a los Estados Unidos a pesar de ser norteamericana y que tiene pleno derecho para cumplir su anhelo de visitar a su querido hermano. Es verdaderamente risible que se impida a mi hija hacerlo y prueba el nivel de injusticia que priva en el Poder Judicial del Estado de Veracruz. En fin, un mundo kafkiano por demás vergonzoso que agravia no solo a mi hija sino al derecho a la justicia que todos los veracruzanos merecemos. Todos estamos cansados de que los jueces, en lugar de administrar correctamente justicia, se dediquen en los hechos a proteger los intereses de sujetos como ASHM.

    Por ello estoy elaborando esta denuncia pública. Quiero que las máximas autoridades de la FGR y de la Fiscalía y Poder Judicial estatales, tomen inmediatas cartas en el asunto, porque si no lo hacen, serán corresponsables de los hechos ya narrados y los que de aquí en adelante realice ASHM. ¿Qué no se dan cuenta que al solapar las conductas de dicho sujeto lo están en realidad envalentonando para seguir cometiéndolas y, peor aún, incrementándolas en su magnitud? ¿qué van a decir cuando ASHM me agreda de manera grave físicamente o pretenda privar de su libertad a María? ¿con cuál justificación de su negligencia y omisión reprobable van a salir?

    Tengo miedo por la suerte de todos mis seres queridos y la propia. Públicamente hago responsable de cualquier ataque directo en contra de todos nosotros a Antonio Selem Hurtado de Mendoza y también, ante la opinión pública hago responsable no solo a los servidores públicos que he identificado, sino además a las máximas autoridades de las Fiscalías y Poder Judicial también mencionados, de esa potencial agresión que no sería impedida por alguno de ellos.

    A la opinión pública, apelo para que se pueda crear una conciencia social de repudio a conductas como las cometidas por ASHM y que la propia sociedad veracruzana reclame la actuación conforme a derecho de las autoridades. Hoy es el caso de mis seres queridos y de mi persona, si no actuamos mañana será otra víctima más de la violencia que se ejerce centralmente en contra de las mujeres. ASHM actúa como lo hace no solo por el solapamiento abierto de malos servidores públicos, sino además porque la sociedad permanece callada. Piensen en sus madres, hermanas o hijas y pregúntense si lo que hemos venido sufriendo desde hace años es correcto. Al rechazar ustedes de manera tajante estos hechos y la notoria pasividad de las autoridades estatales y federales en nuestro Estado, podrán evitar que en un futuro una mujer veracruzana más sufra junto con sus hijos y su familia lo que mi familia y yo hemos padecido a través de estos años.

    Adriana Gil Maroño

    Hacer Comentario

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.