Destacado

    Salvador Muñoz

    Los Políticos

    Obras son amores, no buenas razones… creo que este refrán español sirvió a Lope de Vega para escribir la comedia que lleva por nombre dicha frase. En Tlacotalpan, dicen los oriundos de La Perla, no hay obras, pero sí amores, y sobran razones. Explico:

    Unidos por un sentimiento, tres ediles del ayuntamiento de Tlacotalpan ya se reunieron en privado para tomar acuerdos contra el alcalde.

    A ciencia cierta se desconoce si están molestos por la mala administración del Ayuntamiento que encabeza Christian Romero Pérez, o porque ven que “no hay rebanada de pastel”, o por ambas cosas. Lo que sí es seguro es que todo lo que les pasa el edil para firmar (porque ya ni Sesión de Cabildo parece), le sacan foto.

    Bueno, habría que ver a edil por edil, porque por un lado, sólo uno ha puesto quejas por el derroche, los otros se quejan de que todo se lo está llevando la familia Romero Pérez.

    En algo están de acuerdo los “rugidores”: la tesorera, Alicia Huervo Díaz, nomás está de adorno porque la que manda, es evidente que es Angélica, la hermana del alcalde.

    Unidos por un solo sentimiento, los comerciantes ven que su empadronamiento fue más rápido que el del PRI con sus militantes. Si bien están de acuerdo a pagar como Dios manda sus impuestos, hay molestia por dos razones: todos los negocios (chiquitos, pequeños, medianos, grandotes) tienen que entrarle al empadronamiento ¡y a Belén cantando! Y no siempre es temporada alta… y lo peor aún, es que sus contribuciones no se reflejan en servicios… obras son amores… y también impuestos.

    Y el amor acaba… Bueno, al menos el personal sindicalizado del ayuntamiento de Tlacotalpan, anda molesto después de que se enteraron que a su “líder” Arturo Vázquez  Vázquez, lo premian con la dirección de la Casa de Cultura Agustín Lara. Y no crean que el dirigente es un larista “de coraza”, ¡para nada! Con quince años al frente del Sindicato de Trabajadores del Ayuntamiento de Tlacotalpan, ve su último tren cuando por ahí apareció un empleado que cuenta con la simpatía y apoyo de la base y de un edil. Los sindicalizados no le perdonan a Arturo que haya cedido a movimientos de personal sindicalizado, que fue refundido en áreas que, de haber querido el líder, no los colocan…por eso busca jalar los reflectores porque busca ¡ser alcalde de la Perla del Papaloapan! Bueno, tendrá que pedalearle, porque su capital político se fue mermando y el financiero, quién sabe si le alcance, porque la competencia con Christian está muy canija, pues el alcalde resultó muy bueno para el billete y para la actuación, porque por un lado chilla que no hay dinero y que la situación financiera es terrible, pero por otro, refrenda que hay tres cosas que no se pueden ocultar: el dinero, el amor, y otra cosita… ¡ay arriba, y arriba!

    Aunque si hablamos de amor, dicen que Christian es malquerido por el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez, pues cuentan que en las elecciones, Romero Pérez pactó con el PAN y le hizo “el feo” al entonces candidato de Morena, que cuando fue a Tlacotalpan a grabar un promocional, ¡no lo saludó! y con ese desaire se ganó la antipatía del gobierno estatal quien lo ha dejado solo en todos los eventos del municipio…

    Lo único bueno de Tlacotalpan, es que si bien no hay obras, sí hay amores, y eso es bueno…

    Verania Gómez, administrativa en Tesorería, conoció el amor en un alcalde de la región, lo que de cierto modo, la hizo sentirse con poder y hasta protegida…

    Yamileth Márquez Vergara y Rubén Fuentes, es un relación particular… ambos son los Secretarios Particulares del alcalde y de la presidenta del DIF, respectivamente.

    Eduardo Mora fue flechado con la prima del alcalde, Karla Márquez. ¿Y quién es Eduardo, mejor conocido como El Coquero? En sí, no me supieron dar el dato preciso de qué hace en el Ayuntamiento… está entre que administra la gasolina, entre que es el hombre de confianza de los Romero Pérez, el que hace los “trabajos especiales”, el que siempre está “muy ocupado”, aunque la percepción es que le está yendo bastante bien económicamente… o están haciendo que le vaya bastante bien…

    Y vaya que los Lalitos dan de qué hablar… porque si de romances se trata, ahí está el del encargado de Comunicación Social, Eduardo Venegas Naranjo, a quien han visto muy seguidito con un funcionario de la Fiscalía comiendo en famoso restaurante de Tlacotalpan… quién sabe qué asuntitos traerá Venegas pero dos cosas son claras: de que lo apoya y lo seguirá apoyando ese funcionario de la FGE, lo hará; de que Lalito sabe usar el poder (el poder que usted quiera poner), lo sabe usar. Lo que igual cuentan en Papaloapan, es que los temas que trata el encargado de la Comunicación Social de Tlacotalpan dan para hacer algo más que una nota periodística… pero eso es tema para otra columna…

    Y si bien ya habíamos citado a Angélica Romero Pérez como la mano que mece la cuna en Tesorería, con quien dicen, hay que estar bien porque sabe compensar en la misma condición la lealtad (o sumisión) con incrementos salariales a cambio de que le den información que pueda servirle. ¿Y dónde está el amor? ¡Ah! En que Angélica domina bien el ayuntamiento junto con su esposo Alfonso Vargas Cornejo, quien a la vez, domina el departamento de Obras Públicas… el negocio familiar crece a pasos agigantados y Tlacotalpan, la Perla del Papaloapan, decrece en grandes obras pero cerca del amor en que está envuelto el Ayuntamiento… el amor al dinero.

    smcainito@gmail.com

    Hacer Comentario

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.