Destacado

    Ricardo Vázquez S.

    Esfera Política

    Interminables mensajes de odio desde el templo del dolor mañanero, un día sí y otro también. Suena ocioso repetir: a todo aquel que cuestione, reclame o no esté de acuerdo con las decisiones que marcan el rumbo de este país, “es de lo peor”, califica la voz del “todopoderoso” de Macuspana. La dibujada fachada del “escenario de la dolce vita” que se ha ofrecido a los mexicanos, contrasta con el deterioro en diversas áreas, prioritarias, de vital importancia, tal es el caso del sector Salud que hoy se aprecia en plena decadencia, grave. Irreflexivo reparto de dinero, motivo de celebración de unos: hoy las personas de la tercera edad tienen dinero para comprar sus pañales; festejo y aplausos que chocan de frente y causan mutis de saber que los enfermos de cáncer y VIH: niños, jóvenes y adultos, les han suspendido sus tratamientos por el desabasto de medicamentos en los hospitales, provocado por el recorte presupuestal a esta área, porque lo primero es lo primero: Dos Bocas y el Tren Maya. La preservación de la vida de los mexicanos puede esperar.

    Allá de aquellos que sigamos señalando que también el recorte presupuestal de más de un 30 por ciento al programa de empleo temporal para la Prevención de incendios forestales, ha sido la causa de que se registren más de 140 incendios en el centro y sur del país, que ha ocasionado la aguda contaminación en la Ciudad de México, sin que Claudia Sheimbaum y demás responsables sepan que hacer en estos momentos tan riesgosos. O de aquellos que insistan que la cacaraqueada reestructura de deuda de Pemex, en palabras llanas, no es otra cosa más que haber cavado un hoyo para tapar otro; el pago de comisión y generación de intereses no son imaginarios, son reales.          

    “Si ustedes se pasan, pues ya saben lo que sucede… pero no soy yo, es la gente”, advirtió el presidente Andrés Manuel López Obrador en la mañanera del pasado lunes 15 de abril a los periodistas. Fue contundente López Obrador de fijar su postura de no estar dispuesto a tolerar las críticas.

    Doce días después, el poderoso diario londinense The Guardian, publicó en su edición del día 27: “Andrés Manuel López Obrador llevó a la izquierda mexicana al poder con la promesa de respetar a la prensa y terminar con la muerte de los periodistas. Pero ese compromiso está a prueba, ya que el presidente mantiene una serie de críticas hacia un periódico de la Ciudad de México que hace una cobertura crítica sobre sus acciones en el poder”, apuntó el periodista David Agren, al hacer referencia al periódico Reforma, por haber publicado el domicilio del presidente López, lo que molestó al mandatario. Agren precisó en la nota: “La dirección era de dominio público pero el presidente de México se quejó públicamente de la historia, lo que desató una serie de amenazas de muerte contra el editor en jefe de Reforma, Juan Pardinas”.

    Lo hemos recalcado en entregas anteriores en este espacio: las señales de odio que se eructan cada mañana, se reproducen en los estados y municipios.

    En forma simultánea, cuando la realidad nos alcance y en la mañanera ya no haya lugar para culpar de todo al pasado; cuando esos argumentos no tengan ningún efecto, podría presentarse la reacción que nadie desea, la intolerancia ejercida con el propósito de apagar las voces que indican la continuidad de los desatinos y sus consecuencias.   

    La prensa internacional tiene puestos los ojos en México, en especial en Veracruz. La atención centrada se debe entre otras razones por estar catalogado como el segundo país más peligroso para ejercer el periodismo, después de Irak. Veracruz es más riesgosa que cualquier otra entidad. Por consiguiente, ha sido muy criticada la sentencia que lanzó a los periodistas el secretario de Gobierno de Veracruz, el bajacaliforniano Eric Patrocinio Cisneros Burgos, sus amenazas a la prensa han tomado revuelo y sonarán por varios días más. Ya deben haber tomado nota de ello los medios de comunicación en cualquier rincón del orbe.  

    rvazquez002@yahoo.com.mx

    Hacer Comentario

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.