Destacado

    Brenda Caballero

    Números Rojos

    En estos días, seguramente usted escuchará que la economía mexicana se encuentra en una “recesión técnica”. Este fue el diagnóstico dado a conocer el jueves por la tarde noche por el Banco de América con respecto a nuestra economía. En realidad, este panorama ya se visualizaba desde finales de 2018. El Banco de México a su vez también dio su postura y aceptó “una ligera recesión” en el país que consideran pasará.

    Pero ¿Qué quiere decir eso?

    Se dice que hay una recesión técnica cuando la actividad económica se reduce, disminuye la inversión, el consumo y el empleo principalmente por dos trimestres consecutivos. En este caso, consideraron el primer trimestre de enero a marzo y el segundo de abril a junio de este año.

    En pocas palabras, es como decir que estamos “en el periodo de vacas flacas”.

    Quizás usted como yo ya lo está viviendo en su casa o lo ha notado al salir a alguna plaza comercial y ver que las ventas en los negocios han disminuido. Incluso hay negocios donde no se para ni una mosca, dijeran por allí.

    Lo mismo pasa con el sector de servicios, manufacturero o industrial pues algunos sienten mucha incertidumbre ante la política económica actual y no quieren gastar o invertir… prefieren guardar su dinero casi-casi bajo el colchón. Sin este consumo, se va generando que los negocios cierren y haya despidos.

    ¿Sería este el panorama que visualizó y por el que renunció Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público? De acuerdo a las recientes declaraciones de Tatiana Clouthier, parece que la frase “es cobarde irte y dejar la víbora chillando” estuvo muy ad hoc.

    Lo cierto es que lo hecho, hecho está y ahora le tocará al nuevo titular Arturo Herrera Gutiérrez hacer que esta recesión no se alargue y se convierta en Depresión Económica. ¡Eso sí sería preocupante!

    Pero, ¿con la salida de Urzúa, debemos preocuparnos por la economía actual del país? Por el momento no. Así lo comprueba el nombramiento de Herrera que mantuvo la estabilidad económica en el país, a pesar de que después de que renunciara Urzúa el dólar y la Bolsa Mexicana de Valores cayera. Sin duda la experiencia laboral de Herrera en el Banco Mundial fue de gran ayuda en los mercados internacionales.

    Si bien es cierto que el gobierno de López Obrador ha contenido la inflación y hasta ha bajado en algunos meses, es necesario que con esta recesión técnica su gobierno tome acciones para acelerar el crecimiento de la economía como por ejemplo el incremento al gasto público en bienes y servicios que originará que se contraten más empleados y que éstos a su vez consuman, reactiven la economía interna… quizás por eso la idea del Presidente de generar más “puentes largos” en el calendario escolar 2019, con la finalidad de que generen derrama económica, que todo indica, le urge al sector turismo, al empresario, y por supuesto al país…

     

    caballero_brenda@hotmail.com

     

    Hacer Comentario

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.