Destacado

    Histórico el día 30 de julio del 2020 para el Colegio de Veracruz. Después de cuatro largos años de constantes luchas y denuncias por dar a conocer las irregularidades de los desvíos de recursos, de personal que cobra sin presentarse a laborar, de obsequios de títulos a amigos y funcionarios duartistas, el Congreso del Estado retorna a la gubernatura la capacidad de nombrar al titular del Colegio.

    ¿De qué sirvió durante este tiempo la manipulada autonomía otorgada por el gobierno de Javier Duarte al Colegio? La respuesta es simple, la autonomía se entregó para darle protección a Eugenio Vázquez como premio a su incondicionalidad al momento de la llegada de Miguel Ángel Yunes al gobierno del Estado.

    El rectorado y la autonomía a Vázquez Muñoz le sirvieron además para muchas otras cosas. Dio protección a su red de complicidades. Obtuvo recursos para financiar sus negocios particulares. De la nómina del Colegio mantuvo por varios años a los empleados de su Notaria número 27 a quienes, además les regaló títulos de la maestría de Derecho Notarial. Esta maestría a igual que otros posgrados más fueron inventados con el propósito de ingresar colegiaturas que nunca fueron auditadas por ningún órgano de control. Se cobraron planes de desarrollo municipal que tampoco se contabilizaron amparándose en una autonomía obtenida por favores políticos y no por excelencia académica.

    Entre muchas, habrá por recordar que, durante esa administración, Gabriel Deantes firmaba convenios de capacitación para la Secretaría del Trabajo de cursos que nunca se impartieron. Vale repasar las estancias de personajes como Vicente Benitez quien impartía “clases” acompañado de ocho guaruras armados dentro de los salones de clases. O de funcionarios que llegaban alcoholizados como el propio Eugenio Vázquez.

    Los abusos y los excesos no tuvieron reparo. El edificio del Colegio desafortunadamente sirvió como recinto priista. Oriundo de Nolpatepec, Fidel Herrera Beltrán allí dio su mensaje inaugural como gobernador en el año del 2004 y seis más tarde también lo hizo Javier Duarte de Ochoa. En manos de Vázquez Muñoz el inmueble se empleó para hacer homenajes y banquetes para amigos y familiares. Los salones dieron hospedaje a actos de proselitismo electoral a favor de sus allegados y aliados.

    Antes de la llegada de Vázquez al Colver, esta casa de estudios alcanzó a elevar su planta docente y de investigadores por esfuerzos propios. Sin embargo, quedó abandonado a una dirección anodina en manos de Jesús Gonzalez, quien después de una humillante renuncia tuvo que entregar la dirección y los recursos a Eugenio Vázquez en 2012. Amigo de Adolfo Mota, sin contar con ningún mérito en investigación o la producción de alguna obra dentro de las ciencias sociales, entre sus antecedentes como docente solo quedan registradas las acusaciones de alumnas de la Facultad de Economía por acoso sexual.

    En años anteriores el país se ha conocido las historias de universidades puestas en operación como motores de estafas maestras. Veracruz ahora conoce una igual de dramática, la de un pequeño centro de estudios vuelto máquina de estafas económicas y de enseñanza. Aquí la docencia se convirtió en proselitismo electoral, las teorías se volvieron clases de oratoria y demagogia, mientras que los propósitos de enseñanza se reemplazaron por negocios personales. El Colegio operó como bolsa de colocación para cargos públicos o para comisionar personal para distribución de cheques o acarrear gente en campañas electorales de Coatepec o Actopan.

    La autonomía en este colegio sirvió de un disfraz para ocultar negocios. Alumnos, administrativos y profesores acarreados para aplaudir el lucimiento personal del rector. Empleados subordinados bajo amenazas y condicionamientos. Profesoras dedicadas a la venta de ropa por catálogos, intercambios de favores por calificaciones, simulación de prestigios académicos. En las tareas de enseñanza nadie puede oponerse al valor de la autonomía, ni de la libertad de cátedra o de la crítica objetiva. Sin embargo, una autonomía en manos de la depredación es una patente de corso en manos de la farsa.

    Se impone la tarea de renovar al Colegio. Esto implica un extraordinario trabajo de limpieza de aviadores y de malas costumbres. Mientras tanto debe celebrarse el dictamen aprobado por el Congreso del Estado. Aún queda mucho por hacer y esto solamente es el comienzo. En efecto, antes de pensar en una autonomía plena resulta urgente poner al frente del Colegio a personas con capacidad profesional orientados a pensar y atender problemas de Veracruz.

     

    Un ex alumno del Colver

    Share the joy
    •  
    •  
    •  
    •  
    •  
    •  
    •  
    •  

    Hacer Comentario

    Specify Facebook App ID and Secret in Super Socializer > Social Login section in admin panel for Facebook Login to work

    Specify Twitter Consumer Key and Secret in Super Socializer > Social Login section in admin panel for Twitter Login to work

    Specify Google Client ID and Secret in Super Socializer > Social Login section in admin panel for Google Login to work

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.