Destacado

    Salvador Muñoz

    Los Políticos

    Imagine por favor el siguiente escenario proyectado en dos años… Andrés Manuel López Obrador inaugurando una magna obra en Xalapa… no, no la rehabilitación de una fuente… no una callecita que ni genera circuitos… no unas letritas kíkiris que reflejan todo lo contrario al florecimiento de la capital… ¡hablamos de una obra chingona! ¡De ésas fregonas! ¡En las que dice uno: aquí están mis impuestos trabajando! Conste… les dije que lo imaginen. Alrededor de AMLO, varios diputados ornamentales de Morena, tanto locales como federales, y por allí, nuestros xalapeños senadores. En una de ésas, El Pejedente le levanta la mano ¡a Ana Miriam Ferráez!

    ¿Recuerdan al Doctor Strange de la película “Infinity War”? Bueno, nosotros no le vamos a dar 14 millones 605 mil posibilidades, pero sí dos o tres…

    Por favor, vuelva a imaginar el mismo escenario proyectado en 2021, mismos personajes pero ahora, El Pejedente le levanta la mano ¡a Rosalinda Galindo Silva!

    Aplicamos otra posibilidad: El Pejedente alza la mano ¡a Rafael Hernández Villalpando! ¡Unas  más! Que le levantara la mano a Dorheny García Cayetano y Claudia Tello Espinosa…

    La última: A Ernesto Pérez Astorga…

    ¿A qué voy con mi juego de Doctor Strange y nuestros flamantes políticos de Morena? A plantear otra pregunta: ¿Quién de todos estos personajes sería capaz de contrarrestar lo que hasta el momento es un año y cuatro meses de un burdo trabajo municipal a cargo de Hipólito Rodríguez Herrero?

    ¿Ana Miriam? ¿Víctima de sus propios alcances y de la enorme distancia entre la materia gris y la palabra?

    ¿Rosalinda? Quien hizo lo que cualquier político en su sano juicio hubiera hecho por su familia una vez en el poder: ¡conseguirle trabajo!

    ¿Villalpando? Un diputado al que se le esperaba un poquito de gracia pero que se ha perdido en la inmensidad de San Lázaro y al menos en Xalapa, dio el Cuitlahuacazo, es decir, hasta el momento, no se sabe que haya bajado algún recurso para la “A-penas Veracruzana”… aunque en su descargo, uno bien podría decir: ¿Para qué bajar recursos, si al final, el fake-alcalde los va a devolver?

    Ocupar líneas en Dorheny y Claudia está de más porque si de Villalapando no se le conoce hasta el momento trabajo, a las damas ni por nombre se les identifica.

    Hay morenos que ven en Pérez Astorga la esperanza para que el partido del Pejedente mantenga la capital en sus patas… digo, para lo que ha hecho en un año y cuatro meses, está claro que fue con las patas, ¡que no los gansos!

    ¡Ah! pero hay que dejar en claro algo: Neto Pérez no implica una “esperanza” en sí por ser parte del Gabinetazo de Cuitláhuac García Jiménez, quien bien merece una columna aparte llena de sus posibilidades, tanto futuras como pasadas…

    Pérez Astorga está ubicado como persona allegada, cercana, apegada al senador Ricardo Ahued Bardahuil, quien hasta el momento, es el único que sabe jugar sus cartas políticas en el escenario xalapeño. Lo mismo le da un jalón de orejas a Hipólito Rodríguez, que lo mismo le da calor al Pejedente… maneja bien el “Score” político, pues.

    Ahora, plantee este escenario: El Pejedente y Ahued, levantando los brazos a Pérez Astorga. Es el empresario del plástico quien le vendría a dar el plus que pudiera esperar un xalapeño decepcionado de esta administración municipal durante este año y cuatro meses que lleva mintiendo que trabaja, bajo la idea de que si Neto es amigo, compañero, ahijado de Ricardo Ahued, pudiera dar resultados, no como Hipólito, a quien no se le ve posibilidades, ya no en el futuro político, sino en que pueda hacer algún día bien su trabajo…

     

    smcainito@gmail.com

    Hacer Comentario

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.