Destacado
    Brenda Caballero
    Números Rojos
    Su licencia decía que era donador de órganos, sin embargo se necesitaba la aprobación de un familiar. Los golpes le habían ocasionado muerte cerebral. Él había venido por cuestiones de estudio, pero tras una agresión a golpes, la muerte cerebral fue inminente.
    La historia la cuenta la hermana del joven que tuvo que viajar desde la Ciudad de México para contestar la pregunta más difícil de su vida: Autorizar la donación de riñones, corazón e hígado de su hermano.
    Su decisión le salvó la vida a cinco personas. Qué gesto de bondad. “Eso nos motiva a seguir trabajando”, dice el doctor Alfredo Oceguera Manzur, encargado del Centro Estatal de Transplantes en la secretaría de Salud desde hace 4 años.
    La donación de órganos es un acto altruista, de humanidad, para ayudar a más personas que lo necesitan, ya que cada vez hay más personas que lo requieren para mejorar su calidad de vida o curarse; así, mientras más donaciones tengamos, más personas se benefician.
    Hay dos tipos de donadores: los vivos, que pueden ser relacionados (familiares) o no relacionados; o los donadores cadavéricos.
    El donador vivo puede donar un riñón, un segmento del hígado o del glóbulo pulmonar. En nuestro país se transplanta más riñones o hígados.
    “Lo que tratamos es que esos pacientes que llegan accidentados con daños fuertes que les ocasiona muerte cerebral puedan donar órganos y tejidos. Por ejemplo, un paciente con traumatismo severo por un accidente en moto, por citar una circunstancia, puede donar el corazón, el hígado, los riñones, pulmones, intestino, páncreas; en el caso de los tejidos pueden ser las córneas si están en buenas condiciones; hueso y piel… un donador multiorgánico que puede beneficiar hasta a siete pacientes”, cita Oceguera Manzur.
    En el estado de Veracruz sólo se tiene programa de Transplante Renal o Córnea y también de tejido óseo y de piel. Aún no hay transplante de hígado ni corazón, pero sí se puede procurar algún órgano para que de cualquier parte de la República vengan por él y llegue a los hospitales que tienen tales programas con esos órganos.
    La lista aproximada de pacientes en espera de un órgano en Veracruz es de 700 “y no estamos tan mal en cifras de transplantes, pues en todo el estado tenemos doce hospitales que tienen licencia para procurar o transplantar”.
    El que más trasplanta es el IMSS, la Unidad Médica de Alta Especialidad de Veracruz hace un promedio de 90 a cien trasplante por año de riñón. En el caso de los hospitales del Sector Salud, los que más trasplante hacen son el Centro de Alta Especialidad, Doctor Rafael Lucio, antes CEM, y el Centro de Alta Especialidad de Veracruz. La secretaría de Salud está volviendo a hacerlos. El año pasado hizo 8; en el 2017, fueron 7; en este 2019, van dos; “esperamos llegar a diez a final del año en la secretaría de Salud”.
    El último realizado en el Hospital de Veracruz fue una procuración de tejido óseo, “pero hace dos meses hubo un paciente de 56 años que donó sus riñones y tejido óseo”.
    Para poder donar se debe tener la voluntad de ser donador y esto es algo muy importante: la gente no debe pensar que se le está vigilando; cuando uno va a sacar su licencia de conducir, le preguntan si quiere ser donador, pero lo más importante es que la familia sepa que si sufre un accidente o evento donde perdiera la vida, es su deseo  donar los órganos.
    Depende de cada caso para poder recibir un órgano, siendo el más común el riñón, por insuficiencia renal, ocasionada por diabetes e hipertensión, o en pacientes jóvenes hay otras causas.
    Cuenta el Doctor Oceguera que todos los de la oficina son donadores de órganos, aunque han tenido muy buena respuesta de los jóvenes, porque si se les explica en qué consiste la donación, no hay lugar al miedo…
    Las leyendas negras del tráfico de órganos o que encuentran camiones cargados de niños a los que les sacan los órganos son eso, mitos… no existen los bancos de órganos, no se pueden “congelar”; se requiere de cinco horas en el caso de un hígado o el corazón, para hacer el transplante, no hay más tiempo porque entonces el tejido deja de ser viable. Los riñones duran más, hasta doce horas en una hielera y en contenedores especiales hasta 24, pero lo ideal es hacer el trasplante antes de las 12 horas.
    Lo más emotivo de acuerdo al doctor Oceguera, es escuchar a personas que estaban en hemodiálisis constante y de momento les llaman para decirles que tienen un riñón, es muy emotivo cuando le quitan el catéter al paciente… es satisfactorio ver cómo se reintegra a su vida cotidiana, a su trabajo… una joven que a los 19 años se trasplantó e hizo una vida normal: se casó, tuvo a su bebé… el injerto dejó de funcionarle y quince años después se le hizo otro trasplante y sigue allí…
    Con especialidad en Urología, el doctor ha participado “quitando” el riñón del donador, pero llegarle a las personas, explicarle lo que es, vivir las experiencias de donadores y receptores, lo motivó a querer ser parte en su momento de esta actitud humana, pues lo más difícil que puede haber en estos casos es llegar con la familia y preguntar si quieren donar los órganos de su ser querido… el único que se acerca a hacer esta pregunta es el Coordinador de Donación que hay en cada hospital.
    Hay muchas cosas que hacen que los familiares no acepten la donación; no se sienten bien atendidos en el hospital o se sienten presionados y con mucho dolor… pero es la mala información el enemigo a vencer.
    Una de las labores que hace el Centro Estatal de Trasplantes es supervisar los hospitales que tienen licencia para hacer la Procuración y trasplantar pacientes. Hay normas que seguir como firmar papeles y saber quién les recibe. Hay rutas de distribución de órganos para que haya un receptor.
    A nivel nacional, el órgano que más demanda tiene es el riñón y en tejido, son las córneas… hay una lista de 20 mil pacientes en espera, en todo el país… de éstos, doce mil están a la expectativa de un donador de riñón, como es el caso de la pequeña de 12 años que vive en Tlaltetela, cuyos padres no son compatibles.
    Si usted tiene dudas o está indeciso a donar sus órganos o tejidos, el doctor Oseguera Manzur lo invita a informarse y preguntar todas sus dudas a través del correo sesver.trasplantes@gmail.com o llamar a los teléfonos 842-3000 extensión 2101.
    Sin duda, la información que le darán cambiará su vida y la de muchas personas más .
    @NumerosRojos_BC

    Hacer Comentario

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.