Destacado

     

    Sergio González Levet

    Sin tacto

     

    Regreso a la poesía con la intención de abrir un espacio en el que no quepan la pandemia ni el bicho innombrable (me refiero al coronavirus, no al otro); un lugar en el que la lectora acuciosa y el lector voraz puedan disfrutar de la música de las palabras y del sonido de las emociones.

    Esta vez, les tengo un poeta que me descubrió apenas ayer don Rafael Pérez Gay en su programa de literatura que pasa los sábados y domingos, y que es el mejor de su tipo en el mundo (ADN 40, a las 6:30 pm): La otra aventura, tomado el nombre de una frase de Adolfo Bioy Cásares: “Leer es la otra aventura, y la primera es, quizás, la vida misma.”

    Bueno, nuestro poeta de hoy no es veracruzano, lo siento, y tampoco mexicano, y sin embargo es muy bueno. Peruano, del mero Lima, nació hace 78 años. Se doctoró en Letras, y es profesor y periodista. Ha dirigido revistas y suplementos literarios en su país, y ha publicado más de 20 libros.

    Hoy les dejo un poema, y después le sigo con otros:

     

    Karl Marx

    Died 1883. Aged 65

     

    Todavía estoy a tiempo de recordar la casa de mi tía

    abuela y ese par de grabados:

    “Un caballero en la casa del sastre”, “Gran desfile

    militar en Viena, 1902″.

    Días en que ya nada malo podía ocurrir. Todos

    llevaban su pata de conejo atada a la cintura.

    También mi tía abuela -20 años y el sombrero de

    paja bajo el sol, preocupándose apenas

    por mantener la boca, las piernas bien cerradas.

    Eran hombres de buena voluntad y las orejas

    limpias.

    Sólo en el music-hall los anarquistas, locos barbados

    y envueltos en bufandas.

    Qué otoños, qué veranos.

    Eiffel hizo una torre que decía hasta aquí llegó el

    hombre. Otro grabado:

    “Virtud y amor y celo protegiendo a las buenas

    familias”.

    Y eso que el viejo Marx aún no cumplía los 20 años

    de edad bajo esta yerba

    -gorda y erizada, conveniente a los campos de golf.

    Las coronas de flores y el cajón tuvieron tres

    descansos al pie de la colina

    y después fue enterrado

    junto a la tumba de Molly Redgrove “bombardeada

    por el enemigo en 1940 y vuelta a construir”.

    Ah el viejo Karl moliendo y derritiendo en la

    marmita los diversos metales

    mientras sus hijos saltaban de las torres de Spiegel a

    las islas de Times

    y su mujer hervía las cebollas y la cosa no iba y

    después sí y entonces

    vino lo de Plaza Vendôme y eso de Lenin y el montón

    de revueltas y entonces

    las damas temieron algo más que una mano en las

    nalgas y los caballeros pudieron sospechar

    que la locomotora a vapor ya no era más el rostro

    de la felicidad universal.

     

    “Así fue, y estoy en deuda contigo, viejo aguafiestas”.

     

    sglevet@gmail.com

    Share the joy
    •  
    •  
    •  
    •  
    •  
    •  
    •  
    •  

    Hacer Comentario

    Specify Facebook App ID and Secret in Super Socializer > Social Login section in admin panel for Facebook Login to work

    Specify Twitter Consumer Key and Secret in Super Socializer > Social Login section in admin panel for Twitter Login to work

    Specify Google Client ID and Secret in Super Socializer > Social Login section in admin panel for Google Login to work

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.