Destacado

    Vicente Luna Hernández

    Con admiración para mi viejo

    Es una realidad que hoy en México hay una ausencia grave de valores morales que fomentan la inseguridad pública que se pasea en todo el territorio nacional, uno de los problemas graves que existen en nuestro país, es la falta de oportunidades laborales y la falta de acceso a la educación superior, sin embargo, esto no debe ser pretexto para caer en las garras de la delincuencia organizada o no organizada.

    Es una realidad que hoy las y los jóvenes mueren a temprana edad, por estar involucrados en actos fuera de la ley, es una triste realidad, una realidad que lastima y ofende a la sociedad en su conjunto.

    La responsabilidad de otorgar una educación académica es del Estado, la obligación de otorgar una educación de respeto a la ley y por lo consiguiente a la autoridad, inicia desde el hogar, sin pretextos de ser parte de un hogar desintegrado, esto es, solo contar con la madre o el padre, es responsabilidad de ellos inculcar valores básicos a los hijos que permitan ser hombres y mujeres dignos de formar parte de una sociedad civilizada, donde a través de una sana convivencia, vayan desarrollando sus capacidades y contribuyan al desarrollo del país.

    Cuando veo las noticias y me entero que un joven escapo por voluntad propia de su casa y lo reportan desaparecido, cuando una joven decide irse con su pareja sentimental sin consentimiento o sin informar a sus padres con la angustia que esto provoca en amigos y familiares,, cuando un joven esta dispuesto a crecer económicamente a costa de su propia seguridad física, cuando alza la voz y agrede verbalmente a sus padres, cuando ese joven no asume responsabilidades básicas dentro de su casa, cuando un joven no articula un mensaje verbal sin decir palabras vulgares y todavía presume de ello, vienen a  mi mente las frases de mi padre Gilberto Luna Arguello, benditas frases que hoy en día hacen falta en muchos hogares de México, frases que la única finalidad que tenían, era dejar en claro que en casa, es el padre o la madre –los responsables de educar a los jóvenes, los que tenían la última palabra:

    1.- No pretendo ser tu amigo…quiero ser tu padre.

    2.- En esta casa para decir groserías…yo.

    3.- Recuerda que el día tiene 24 horas, lo que no pasa en la mañana puede ocurrir por la tarde.

    4.- Vas a ganar 10 pesos y ya estas pensando en gastarte 20.

    5.- El respeto es la llave que abre todas las puertas.

    6.- En esta casa no son huevos al gusto…

    7.- El día de mañana no te  pido que me des dinero…te pido que no mes des problemas.

    8.- Es mejor llevar arroz y frijoles a tu casa con el sudor de tu frente, que llevar caviar y no poder dormir.

    9.- El día de mañana muchos te invitarán la copa…pocos te invitarán a comer.

    10.- No te pido que me quieras…respétame.

    Seguramente en ese tiempo pensaba yo que mi padre no me quería, pensaba que por cuestiones de trabajo era muy duro con mis hermanos y conmigo, sin embargo, hoy agradezco a mi padre la educación que me dio y que tal vez, de manera drástica, asimile con el tiempo.

    Hoy intento seguir el ejemplo de mi padre, no pretendo ser amigo de mis hijos aunque se oiga fuerte, quiero ser un padre que aporte a la sociedad jóvenes que fomenten una sana convivencia social que permita soñar con otro México más seguro, más solidario y más respirable para todas y todos.

    P.D.- Con el ánimo que las y los jóvenes interactúen más con amigos y familiares de manera física y menos de manera virtual…escribiré otro día.

    Una Respuesta

    1. Eva Luz Palacios Delfin

      Muy buen artículo,muy reflexivo, ojalá los padres de familia nos pongamos las “pilas” para poder guiar e inculcarles valores a nuestros hijos,ya que a mejores familias,mejores pueblos,mejores naciones. Siempre he escuchado … qué mundo le vamos a dejar a nuestros hijos?? Mejor preguntémonos… qué hijos le vamos a dejar a nuestro mundo. Muy bien por el Lic. Luna.

      Responder

    Hacer Comentario

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.